martes, 28 de junio de 2011

Fe


No hace mucho tiempo en un cajón no muy lejano, un calcetín fue tejido para ser el último calcetín. Ya existían calcetines de todos tipos, grandes, pequeños, con borlas, de nylon, de algodón, estampados, lisos… Pero el último calcetín era diferente, no tenía par, no había otro igual. El último calcetín se escondía en lo más hondo del cajón, para que, cuando ya hubieras usado todos los demás calcetines, lo encontraras solo, pero impecable, ya que los años no han pasado por él, aún no ha sido usado. ¿Podrá el calcetín calzar algún pie?